Golpe de Estado en Colombia

DOCUMENTOS ABCentro con Luz Marina Cabrera Suarez

periodicoabcentro.com inicia una serie de publicaciones concertada con analistas, periodistas y académicos del mundo, para tratar de consolidar un proyecto periodístico desde el cual se atienda a la necesidad de generar espacios pedagógicos que permitan la mejor comprensión de los temas de actualidad por parte de sus lectores.

Hoy damos la bienvenida a nuestra colaboradora Luz Marina Cabrera Suarez, colombiana radicada en Canadá, quien en su artículo “¿Un golpe de estado en Colombia? La hora de la verdad” aborda con rigurosidad científica la realidad nacional que pasa por las posibilidades de implementación del Estado de Conmoción Interior o, en su defecto, de un autogolpe de estado.


Luz Marina Cabrera Suarez autora de ¿Golpe de estado en Colombia? La hora de la verdad, es licenciada en Tecnología Educativa, con un Master en Administración Pública de la Escuela Nacional de Administración Pública ENAP, de Quebec, Canadá. Trabaja actualmente como asistente de investigación en uno de los proyectos de CLÉ de la Universidad Laval en Quebec Canadá.  Está interesada en el trabajo en equipo, la co-construcción del conocimiento y la innovación pedagógica en ciencia política, análisis de políticas públicas y prácticas parlamentarias.

En el campo académico ha participado en los siguientes eventos:


Golpe de Estado en Colombia
Golpe de Estado en Colombia

¿Golpe de estado en Colombia? La hora de la verdad.

Por: Luz Marina Cabrera Suarez

Un golpe de estado Legislativo

«El 1 de febrero, los militares de Myanmar tomaron el poder tras detener a la líder Aung San Suu Kyi y a otros dirigentes y declarar el estado de excepción durante un año. Los Estados internacionales, incluidos Estados Unidos y el Reino Unido, han condenado el golpe y Estados Unidos ha amenazado con imponer sanciones (Ragavan & Miller, 2021) .» A este golpe de Estado le precedió un periodo de inestabilidad en la acción de gobierno, un fortalecimiento de las fuerzas del orden, la compra de más armas y un aumento de las violaciones de los derechos humanos ante un gobierno impotente frente a las fuerzas militares.

De otra parte, según Adolfo Atehortúa (Atehortúa Cruz, 2010), el Golpe de Estado de 1953 en Colombia, fue la del poder por parte de los militares de Colombia, deponiendo al gobierno civil conservador de Laureano Gómez, tras tres años de gestión impopular y varios años de violencia política anterior. Se dio durante el sábado 13 de junio de 1953 en Bogotá. Se presume que fue un golpe de estado anunciado ya que el presidente Laureano Gómez estaba listo para salir del país, él y su familia sacaron sus pasaportes el 10 de junio y el 17 de junio viajaron a Nueva York. El gobierno de Laureano Gómez se caracterizo por una profunda crisis social.

Pero este golpe no fue fruto del azar, “la situación del país se degradaba hasta la anarquía. Las retaliaciones del bandolerismo (alimentado por los caudillos de los dos partidos oficiales) no se hicieron esperar y por ello, no se excluyó la posibilidad de una guerra civil. Agotados todos los intentos por la búsqueda de una salida pacífica, no se pudo descartar un golpe militar” (Atehortúa Cruz, 2010).

Recientemente en Colombia se vivió un incidente al que muchos llamaron golpe de estado legislativo. Según narra el periodista Ángel Ocampo (2021), este episodio se manifestó por el fallido intento de hacer pasar un proyecto de ley que alargaba el periodo de gobierno actual de dos años. El proyecto fue radicado en el Congreso con la firma de representantes conservadores, de la U, Cambio Radical, Centro Democrático y Liberal. Este proyecto retardaría igualmente de dos años les elecciones al congreso, el senado y la presidencia de la república.

Según un artículo aparecido en el sitio de caracol radio,” Durante la mañana de este miércoles, el presidente Iván Duque anunció que, aunque no ha pensado utilizar esta medida, no puede desconocer la opción constitucional de declarar a nivel nacional “estado de conmoción interior”, una decisión que se tomaría para ponerle fin a la masiva ola de violencia que está tomándose las ciudades del país” (Rozo Galan, 2021). Este estado, según el artículo 213 de la constitución le daría al presidente poder plenipotenciarios.

Según un artículo del economista Salomón Kalmanovitz (2021) en el periódico el espectador, el presidente Duque ha sido negligente en el sector económico tanto como en sector de la salud. Kalmanovitz no se restringe en sus palabras diciendo que “Duque preside un Gobierno ensimismado e incompetente”. Sobre la fallida reforma tributaria propuesta por Duque, según Kalmanovitz, esta “afectaba cruelmente el consumo básico, clavaba los servicios públicos y el transporte de las personas arruinadas por el aumento del desempleo y las restricciones a la actividad económica.” (Kalmanovitz, 2021).

La seguridad nacional

El 22 de septiembre del 2020 el Ministerio de la Defensa de Colombia anuncio que el gobierno colombiano presupuesta 10.400 millones de dólares para Defensa en 2021 (Saumeth, 2020). Colombia es el país en América después de Estados Unidos con el más grande gasto de defensa y seguridad en porcentaje del PIB con 3.1% en el 2017 (Fernández, 2018).

Para un país sufriendo sobre todo problemas de orden socioeconómico y de corrupción gubernamental, es un gasto exagerado.  Para comprender esta situación en el contexto que viven los colombianos, es necesario comprender que la legislación colombiana esta estructurada sobre la noción de seguridad nacional como un concepto integral dentro del cual se reúnen todas las amenazas que puedan poner en riesgo la tranquilidad y los intereses del Estado.

Figura 1. Colombia El gasto Militar Fuente Trading Economics

Pero hay que aclarar que el concepto de seguridad nacional bien comprendido es la garantía de condiciones de vida que un gobierno tiene la obligación de dar a sus ciudadanos dentro de todas las esferas del Estado. La seguridad bien comprendida es la protección del estado hacia los ciudadanos, el cumplimiento de su objetivo máximo y razón de ser, el termino defensa, en cambio, está relacionado al ataque. Pero en el caso de Colombia la seguridad nacional ha sido especialmente interpretada en términos de defensa. Es decir, si bien el concepto de seguridad nacional es un contexto legal, situacional, económico y político que da garantías a un individuo de vivir en una sociedad determinada, y que la defensa nacional es un conjunto de estrategias y útiles que puede utilizar un estado frente a un ataque inminente, en el caso colombiano, estos dos conceptos son manejados conjuntamente.

La amenaza a la seguridad nacional, bien comprendida, se puede apreciar fácilmente en los indicadores sociales de Colombia sobre la corrupción gubernamental, la inequidad y el poco ingreso económico que reciben sus habitantes; uno de los mas bajos en América del sur. A esto podemos agregar la crisis de la pandemia de la COVID-19.

En cuanto a la función de defensa del estado colombiano, a pesar de las relaciones tensas con Venezuela, Ecuador y Nicaragua, no hay ninguna prueba de tentativa de agresión de alguno de estos países en territorio colombiano que pueda probarse y llevarse en causa de protesta y reparación a las Naciones Unidas, la otras amenazas como el terrorismo ( 6,1) (Trading Economics, 2020) y la rebelión, ocupan según las estadísticas menos de 1% del total de situaciones de dificultades afrontadas por los colombianos en el 2020 y donde la mayor parte están representadas por la crisis socioeconómica. Desde este punto de vista Colombia necesita más crecimiento económico equilibrado y saneamiento en la ética pública que de estrategias de guerra.

La posibilidad de un cambio en las elecciones del 2022

El artículo de INFOBAE (2020) aparecido en noviembre pasado, evidencia el hecho de que Iván Duque sería el primer presidente en 20 años que no tiene posibilidad de repetir el mandato. Pero si su mandato termina con un balance positivo, podría darle votos al candidato de su partido político, de lo contrario iría a uno de los candidatos de la oposición donde innegablemente Gustavo Petro detiene la mayoría de las intenciones de voto en las encuestas hasta ahora realizadas.

La BBC público el artículo de Daniel Pardo (2021) donde el conflicto vivido actualmente y la ola de manifestaciones tiene un desenlace desconocido y sin precedentes. Según el corresponsal, “Duque llamó a los militares a controlar la situación (aunque varios alcaldes se opusieron); algunos incluso barajan escenarios de golpes de Estado y el líder en las encuestas para las elecciones de 2022 es un candidato de izquierda que militó en las guerrillas, Gustavo Petro”. Nunca antes se había presentado una situación de orden público completamente fuera de control donde el pueblo manifiesta la pérdida total de confianza en las instituciones del estado.

En el artículo de Santiago Torrado (2021), menciona como Álvaro Uribe, el controvertido líder del partido político que llevo al poder a Iván Duque lanzó un mensaje por Twitter: “Apoyemos el derecho de soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad y para defender a las personas y bienes de la acción criminal del terrorismo vandálico”. El expresidente Uribe quien tenía hasta el 2020 la firme intención de lanzarse de nuevo como candidato a la presidencia en las elecciones del 2022 ha “visto cómo se desploman sus números en las encuestas. Cerca de dos tercios de los encuestados ahora lo rechazan en los estudios de opinión” (Torrado, 2021).

Como se puede deducir, Álvaro Uribe, el caudillo del Centro Democrático, no tiene muchas posibilidades de volver a la casa de Nariño por las vías democráticas. En el artículo aparecido en la revista semana confirma la brecha abierta entre el expresidente y un grupo mayoritario de congresistas de su partido (2021). Ya no tiene la misma popularidad de cuando creo la “Seguridad democrática”. Una “política de seguridad democrática” de carácter nacional con tintes o propósitos internacionales que desemboco en su programa macabro de recompensas a los militares involucrados en el caso de los falsos positivos que no era más que una serie planificada de asesinatos de civiles presentados por el Ejército colombiano como guerrilleros muertos en combate. Según Torrado (2021), el uso excesivo de la fuerza y los abusos de los uniformados se han instalado con fuerza en el debate público en Colombia desde la oleada de manifestaciones contra el Gobierno de Duque a finales de 2019. En las recientes manifestaciones, miembros de la policía y del ejercito han arremetido de forma agresiva contra los manifestantes e incluso en un video que circula en las redes sociales, vemos como un policía dispara en la cabeza a un joven manifestante que huye, el joven murió instantáneamente en la acera.

Un autogolpe de estado

Ante la imposibilidad de impedir de que la izquierda gane las próximas elecciones, los seguidores de Álvaro Uribe están haciendo una crisis de pánico. Por eso intentaron el aumento de 2 años del periodo presidencial, para ganar tiempo. La negligencia del gobierno actual ha activado la reacción drástica del pueblo y según el mismo presidente Duque, las manifestaciones justifican la intervención de las fuerzas del orden, que además ya no obedecen al ejecutivo. En esto, el alcalde de Cali manifestó recientemente en entrevista a Caracol Radio la violación de los derechos humanos en su ciudad.

En el artículo de Yenifer Rivera (2021), no habrá golpe de estado en Colombia, porque un golpe de estado necesita de un respaldo de las fuerzas militares. “En Colombia estamos muy lejos institucionalmente para que exista tal apoyo”. Según la periodista, un experto en derechos humanos del cual no da el nombre afirma que “Los golpes de Estado se dan cuando existe un malestar de las Fuerzas Militares ante los tipos de Gobierno. […] Cuando el Estado no apoya a la fuerza pública, se empieza a generar la ruptura. Ahí, el Ejército va en contra del poder ejecutivo”.

De otra parte, los indicios citados en este texto nos sugieren que Colombia reúne los indicadores de un auto golpe de estado inminente de la derecha disfrazada bajo el uniforme de las fuerzas militares. Como lo explican los autores Sharp y Jenkins (2003):

Los golpes de Estado suelen ser llevados a cabo por elementos importantes de las fuerzas armadas, que actúan solos o en alianza con camarillas políticas, servicios de inteligencia (nacionales o extranjeros) o fuerzas policiales. En ocasiones ha supuesto una usurpación del ejecutivo: el jefe de Estado en el poder (por ejemplo, el presidente o el Primer Ministro), aprovechando una supuesta emergencia, se aprovecha de la situación para suspender el gobierno constitucional e instaurar una dictadura.

Sharp y Jenkins (2003)

Un golpe de estado en Colombia se justificaría en el hecho de que las fuerzas militares estarían obligadas de intervenir para implantar el orden porque el gobierno actual es inapto a responder a sus obligaciones. “A veces, un golpe de Estado ha sido organizado por un partido político dictatorial, con o sin sus propias fuerzas armadas” (Sharp & Jenkins, 2003). Igualmente, un golpe de estado beneficiaria a aquellos que querían retardar las elecciones de dos años porque como en la toma del poder de 1953, la junta militar necesitaría tiempo para poner en “orden” al país antes de entregarlo a las vías democráticas.

“También pueden ser llevadas a cabo por un sector de la clase dominante, con el apoyo de otros grupos. Para que el golpe tenga éxito, es importante que los que no participan en él lo apoyen, permanezcan pasivos o sean neutralizados. El golpe es, por definición, el acto de una minoría conspiradora, lo que lo convierte en lo contrario de una revolución popular de masas.”

Sharp & Jenkins, (2003)

Y en todo esto, Duque y su familia saldrían del país no como un presidente mediocre y perdedor sino como una víctima del golpe de estado militar provocado por las revueltas organizadas por la izquierda. La cuestión que emerge delante de un golpe de estado no se encuentra en la búsqueda de un recurso legal para evitarlo, sino en la construcción herramientas que permitan a la sociedad civil de guardar las estructuras democráticas y garantizar las elecciones del 2022.

En ese sentido Gene Sharp, doctor en filosofía de Oxford, e investigador principal en el Instituto Albert Einstein de Boston (Massachusetts), recomienda junto con Bruce Jenkins el director de programa en el Bank Information Center de Washington, afirman que un arma de disuasión es de sentar las bases de una acción masiva fuerte de no-cooperación y desafío. (Sharp & Jenkins, 2003)

“La probabilidad de un intento de golpe de Estado se reduce, y será más fácil de superar, si las instituciones de la sociedad civil están preparadas y son capaces de resistir cualquier intento de toma de poder. Estos preparativos y resistencias pueden agruparse en cinco tipos generales de acción: (1) educación pública; (2) medios de comunicación; (3) organizaciones políticas; (4) instituciones religiosas; y (5) otros grupos e instituciones específicas ” 

Sharp & Jenkins, (2003)

La crisis que atraviesa Colombia puede convertirse en una oportunidad para el nacimiento de lazos colectivos fuertes que obliguen a la clase dirigente a ser responsable e imputable hacia los ciudadanos. Todos los colombianos son llamados a concientizarse del papel importante que ellos ocupan no solamente en el ejercicio de la democracia por el voto sino en la protección de las estructuras democráticas.

Bibliografía de ¿Golpe de estado en Colombia? La hora de la verdad.

Atehortúa Cruz, A. (2010). El golpe de Rojas y el poder de los militares. Folios no.31 Bogotá, 50-62.

Fernández, A. (2018, 12 18). Cuánto gasta Colombia en materia de seguridad y defensa. PANAMPOST. Récupéré sur https://panampost.com/felipe-fernandez/2018/12/18/cuanto-gasta-colombia/

INFOBAE. (2020, 11 23). A Iván Duque le quedan 2 años y ya hay 12 precandidatos a sucederlo. INFOBAE. Récupéré sur https://www.infobae.com/america/colombia/2020/11/23/a-ivan-duque-le-quedan-2-anos-y-ya-hay-12-precandidatos-a-sucederlo/

Kalmanovitz, S. (2021, 05 02). La negligencia de Duque. El Espectador. Récupéré sur https://www.elespectador.com/opinion/la-negligencia-de-duque/

Ocampo Roriguez, A. (2021, 03 08). Proyecto que extiende el periodo de Iván Duque es un golpe de Estado: Congresistas. RCN radio. Récupéré sur https://www.rcnradio.com/politica/proyecto-que-extiende-el-periodo-de-ivan-duque-es-un-golpe-de-estado-congresistas

Pardo, D. (2021, 05 05). Colombia: por qué el país está en un escenario sin precedentes (y qué puede significar para su futuro). BBC Mundo. Récupéré sur https://www.bbc.com/mundo/noticias-57002561

Ragavan, S., & Miller, M. (2021, 02 03). Myanmar military coup: How are agencies and businesses reacting? PRWEEK. Récupéré sur https://www.prweek.com/article/1706271/myanmar-military-coup-agencies-businesses-reacting

Rivera, Y. (2021, 05 04). ¿Qué es un golpe de Estado y por qué en Colombia (ahora) no ocurrirá uno? Pulzo. Récupéré sur https://www.pulzo.com/nacion/que-es-golpe-estado-por-que-no-dara-colombia-PP1048785

Rozo Galan, K. (2021, 05 05). ¿Qué es conmoción interior y por qué se está hablando de ella? Caracol radio. Récupéré sur https://caracol.com.co/radio/2021/05/05/nacional/1620239838_500453.html

Saumeth, E. (2020, 09 22). Colombia presupuesta 10400 millones de dolares para Defensa en 2021. infodefensa.com. Récupéré sur https://www.infodefensa.com/latam/2020/09/22/noticia-colombia-presupuesta-10400-millones-dolares-defensa.html

SEMANA. (2021, 05 05). Uribe y Duque: los detalles de la tensión política del momento. Semana.

Sharp, G., & Jenkins, B. (2003). L’anti-coup d’Etat. Boston: The Albert Einstein Institution. Récupéré sur http://www.irenees.net/bdf_fiche-analyse-951_fr.html

Torrado, S. (2021, 04 30). Álvaro Uribe llama al Ejército a que utilice las armas en las protestas en Colombia. El Pais. Récupéré sur https://elpais.com/internacional/2021-04-30/alvaro-uribe-llama-al-ejercito-a-que-utilice-las-armas-en-las-protestas-en-colombia.html

Trading Economics. (2020). Colombia – Índice de Corrupción. Récupéré sur TRADING ECONOMICS: https://es.tradingeconomics.com/colombia/terrorism-index

Descargable Documentos ABCentro – GOLPE DE ESTADO EN COLOMBIA

No olvides seguirnos ABCentro en Facebook y comentar en los artículos que consideres recuerda que nuestro objetivo es la verdad y en el debate la encontraremos.

ABCentro es un proyecto de Growing Up Group.

Un comentario en «¿UN GOLPE DE ESTADO EN COLOMBIA? La hora de La Verdad»
  1. Me parece un análisis consecuente, claro hay muchas cosas que no se dicen aquí par no restarle importancia o imparcialidad al escrito, pero que son relevantes ante la condición de un estado gestado para lucro personal y político por personajes que delinquen y engañan como herramienta de perpetuarse en el poder. Y el otro factor, la gran mentira que solo expresa por parte del estado una guerra de solo cincuenta años, cuando durante la historia el común denominador ha Sido el mismo, unos adueñándose de la tierras y el capital, los otros esclvisados y victimizados, asi cuando por fin pueden expresar su inconformismo, se les mal califica y asesina, basados en la normas escritas por los delincuentes que ostentan el turno del poder, apoyados por quienes tienen las armas y que son bien pagos, para que en esa alianza los dos grupos siempre salgan bien, en contra de quienes pagan impuestos para darles bienestar y comodidad inclusive en contra de sus derechos humanos, con la excusa siempre a flor de piel que el socialismo, comunismo o cualquier otro nombre inventado por ellos (castro chavismo) es el enemigo del pueblo, eso es opio al entendimiento social del pueblo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *